Demasiada innovación de la mala y poca de la buena Por Clara Crespo

En esta crisis, las instituciones europeas, dominadas por Alemania y el BCE, han tomado varias decisiones erróneas simultáneamente.

La mitad ha provenido de cerrar los ojos a verdades macroeconómicas inmutables. En primer lugar, la negativa del BCE a comportarse como banco central de la unión monetaria y solucionar las disfunciones del mercado de deuda soberana. En su lugar, ha actuado como banco central de país grande al cual se han anclado varias monedas, cuyas primas de riesgo respecto a la moneda ancla (reflejados en este caso en el diferencial de la deuda soberana) son una cuestión local de la que el banco central no responde. La crisis no se ha profundizado tanto porque la unión fiscal sea incompleta como porque el BCE ha ejercido su papel de banco central de manera insuficiente. Lo ha hecho, además, como estrategia para presionar a los gobiernos a que lleven a cabo las políticas económicas de su agrado (que no son todas incorrectas, pero no es el banco central quien debe decidirlas). Como puntilla, el BCE defiende la inflación baja como un fin en sí mismo, lo cual es muy bueno si el mundo no se acaba mañana.

En segundo lugar, la negativa de Alemania a reconocer que el multiplicador del gasto existe y que la contracción fiscal tiene un impacto desacelerando el ciclo. Seguramente una expansión fiscal como la de 2009 en España equivocó el diagnóstico al considerar que era necesaria una expansión de la demanda ante un shock de oferta, pero también es seguro que una contracción fiscal pesa sobre el crecimiento. Precisamente para evitar que los países tuvieran que incurrir en este tipo de políticas procíclicas debería haber funcionado el Pacto de Estabilidad en época de bonanza, pero ahora no se puede rebobinar y endurecer la supervisión fiscal en este momento. Tener un déficit público objetivo bajo es muy bueno si el mundo no se acaba mañana.

La otra mitad de los errores ha provenido de innovar en ámbitos donde lo que estaba inventado funcionaba. Por ejemplo, en la creación de un fondo monetario europeo que no lo fuera (la Facilidad Europea para la Estabilización Financiera) o en la doctrina de Deauville, que imponía que hubiera quitas a la deuda privada como condición necesaria para cualquier programa de apoyo financiero a un país, bajo el eufemismo de participación del sector privado (PSI), y que lanzó al sistema financiero al abismo de la duda sobre la calidad crediticia de la deuda soberana de la zona euro. En diciembre de 2011 Alemania tuvo que rectificar y aceptar que solo se pueden exigir restructuraciones de deuda si es insostenible, tal como ya se sabía en el ámbito del FMI que debía ser esta política, pero el daño ya estaba hecho.

Sin embargo, en algo donde cabe innovación porque es nuevo e inherente a la unión monetaria, las instituciones europeas se han encadenado al más arcaico nacionalismo económico. Me refiero al saldo exterior y su reflejo en la prima de riesgo (antes en la prima de riesgo de una moneda y ahora en la prima de riesgo de un título soberano). En lugar de inventar una solución especial para la unión monetaria, como serían los eurobonos en el caso de la deuda soberana o de simplemente aceptar los desequilibrios externos intra zona euro para el caso de la cuenta corriente, se insiste en que cada país debe tender a la reducción de sus pasivos frente al exterior y a la reducción de su deuda pública. Es posible que el mercado, dado el entramado institucional actual, no deje otra alternativa, pero para eso debería estar la construcción europea, para encontrar una solución especial que funcione en una unión monetaria especial.

En definitiva, ha habido demasiada innovación de la mala y poca de la buena.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

2 thoughts on “Demasiada innovación de la mala y poca de la buena Por Clara Crespo

  1. avatarIsabel Rata

    Coincido con las críticas a las actuaciones alemanas y a su deseo de imponer sus criterios a como dé lugar y por encima de cualquier cosa siempre que no les perjudique a ellos (me vienen a la mente su reconstrucción tras la caída del muro, sus inundaciones o incluso el temor a la deflación en un momento dado), aunque no sé si realmente estamos ante verdades inmutables a la vista de la que está cayendo… o sí, y lo que pasa es que no dejamos que se cumplan todos los supuestos necesarios para que las soluciones “tradicionales” a los problemas funcionen…

    Tampoco sé si el avance en el proyecto comunitario puede ser calificado como innovación, o más bien reconocimiento de hacia donde habría que ir necesariamente para que la UE funcione como lo hacen los EEUU (que, reconozcámoslo, es a quienes queremos parecernos, nos guste o no).

    Lo que está claro es que hay algo que no funciona, y si no se pone remedio -a mi juicio, de manera coordinada-, por mucho que nos recorten, nos vamos a pique…

    Reply
  2. avatarJosé Antonio Gallego Gredilla

    Según entramado institucional vigente del BCE, no veo qué mas puede hacer el BCE. Fue creado por banqueros y no por economistas o fiscalistas. Creo que si se desea otra cosa, habría que modificar ese entramado (con el coste de tiempo que ello lleva y ello si se pudiera aunar voluntades)
    Yo no sé si el que llamas nacionalismo económico es arcaico o no. El hecho es que, en general, el deber de cada gobierno es responder a” sus” electores y éstos suelen buscar el interés y bienestar de “sus” habitantes. Por ello, entiendo muy bien que el gobierno alemán haga lo que hace pues redunda en beneficio de los mismos, al menos, a corto plazo.
    Creo que en ambos casos no hay innovación sino cumplimiento de lo establecido (aunque esté de acuerdo con el fondo del artículo)

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas recientes

Comentarios recientes

Autores

Etiquetas